Ocupas

¿Cómo sacar a un okupa?

Vender un piso con ocupas


Puede ser útil comenzar distinguiendo el “movimiento okupa” (escrito con K), de los ocupas que más abundan en la actualidad.

El movimiento okupa en su origen, estaba formado por jóvenes antisistema, normalmente de estética punk y hippy, que ocupaban un inmueble aparentemente abandonado o deshabitado, para acondicionarlo y darle un uso, que algunas veces era simplemente para tener un lugar en el que vivir con sus amigos, para hacer fiestas o para darle un uso social para la gente del barrio.

okupas
casa con okupas

Era un movimiento que, hasta cierto punto, se le podía encontrar cierta licitud y moral.

Con la crisis que llegó a España, los okupas, pasaron a ser okupas por necesidad.

Familias sin recursos, que habían perdido su trabajo o su casa a manos del banco, que ya no tenían nada más que perder; y muchos inmigrantes en situación precaria.

Estos colectivos pasaron a ocupar pisos, principalmente de bancos y constructoras en quiebra. Pisos que, pese a no ser viejos, ni abandonados, se encontraban deshabitados.

La mayoría estará de acuerdo en que a nadie le da lástima el banco, la constructora o el fondo buitre al que le han ocupado una propiedad; más allá de la rabia que puedan sentir algunos ciudadanos por tener que levantarse a trabajar todos los días para poder pagar la hipoteca o el alquiler, y mientras ver como otros, más espabilados, viven en viviendas de forma gratuita.

En cierta manera, fue a causa de estos motivos, que la ley española se volvió permisiva con los ocupas. De tal forma que sólo se puede sacar a un ocupa de una vivienda si lo ordena un juez. Ni el propietario, ni la policía pueden sacar a un ocupa de una vivienda.

okupas Barcelona
piso con ocupas en Barcelona

Y cuando decimos que no pueden nos referimos a que sólo el mero hecho de intentarlo es un delito penal de coacciones, por lo que pueden ser detenidos.

Pero el verdadero problema comienza cuando la crisis en España comienza a llegar a su fin. Vuelve el empleo, vuelven a subir los precios de las viviendas y se disparan los precios de los alquileres, principalmente en lugares como Barcelona, Madrid y Baleares.

¿Qué sucede entonces? Que gracias a los medios de comunicación corre rápido la noticia de que ocupar una vivienda en España es totalmente legal.

Es verdad que existe el delito de usurpación en nuestro código penal, pero los jueces casi nunca condenan por ese delito, y las pocas veces que lo hacen la condena es una multa, y como el ocupa es alguien sin nómina ni propiedades a su nombre, se declara insolvente y no tiene que pagar la multa, ergo si eres insolvente y ocupas una vivienda en España no te puede pasar nada.

Crean hasta un manual gratuito y a disposición de cualquiera para ocupar pisos: Manual del okupa

Esto llega a oídos de las mafias; y que quede claro que cuando hablamos de mafias no nos referimos a la camorra italiana ni a la mafia rusa.

Nos referimos en su mayoría a clanes gitanos, grupos de magrebíes, de rumanos, pero también de jóvenes españoles, buscavidas de clase baja, que han descubierto, gracias a la ineficacia del legislador español, un negocio redondo, el sueño de cualquier delincuente.

¿Y en qué consiste ese negocio tan perfecto para los amigos de lo ajeno?

Pues muy sencillo, resulta que la legislación española no distingue entre ocupar una vivienda habitada de una deshabitada o, mejor dicho, lo distingue en la teoría, pero no en la práctica.

Lo explicamos con detalle.

okupar un piso

Los delincuentes lo único que tienen que hacer es vigilar la vivienda que desean asaltar, observar si tiene ropa tendida, si se ven luces encendidas por las ventanas cuando es de noche, si hay acumulación de cartas en el buzón… lo que han hecho siempre los ladrones de toda la vida antes de entrar a robar en una casa.

Pasando un par de días vigilando las entradas y salidas del domicilio pueden conocer la rutina de la persona o personas que allí viven (porque las personas somos animales de rutinas).

De esa forma, los ocupas pueden conocer a que horas y en que días la vivienda está vacía.

Una vez los ocupas conocen cuando la persona que habita en la vivienda se ha ausentado, porque se ha ido a pasar el fin de semana fuera, unos días al pueblo, a visitar amigos o familiares o simplemente al trabajo; los ocupas solo tienen que forzar la cerradura o romper la puerta.

Ese es el único momento en el que los ocupas corren riesgo de ser detenidos, pero es un proceso que puede tardar tan solo 20 minutos, por lo que es un riesgo mínimo.

Cuando ya acceden dentro de la vivienda, tan solo tienen que cambiar la cerradura o poner una puerta nueva que los ocupas ya tienen preparada, y ya está.

El riesgo a ser detenidos ya no existe. ¿Por qué?
Pues porque como hemos dicho al principio, ni el propietario ni la policía puede sacar a un ocupa de una vivienda cerrada con llave.

Y si lo intentan, los ocupas son los que llamaran a la policía y quien acabará juzgado será el propietario o policía que los intentó sacar.

policía de Barcelona

¿Cómo sacar a un ocupa de casa según la ley?

Hay que contratar a un abogado y un procurador para que redacten una demanda de desahucio por precario o una querella por usurpación, según si nos gusta más la vía penal o la civil, y esperar a que un juez dicte sentencia a nuestro favor.

El proceso judicial dura entre 1 y 2 años en el mejor de los casos y tiene un coste de entre 3.000€ y 5.000€.

¿Y dónde vivirá esa persona o esa familia a la que le han ocupado su casa hasta que un juez fije fecha y hora para el desahucio?

Pues si tienen la suerte de tener buenos amigos o familiares que les acojan… y si no tienen esa suerte, a un hotel, a un coche, un albergue o en la calle, es dónde terminará la familia propietaria del piso.

¿Y todas sus cosas que estaban dentro?

Las han perdido para siempre.
Su ropa, su TV, su PC, su cepillo de dientes, sus fotos, su documentación, sus recuerdos… lo habrá perdido todo.

 

¿surrealista verdad? Pues aquí no termina la cosa.

Ya que si por la rabia y la impotencia, al propietario se le ocurre intentar entrar en su propiedad “privada” o simplemente ir a hablar con los ocupas, y los ocupas en ese momento llaman a la policía y luego, con un buen abogado (y suelen tener buenos abogados) interponen una querella al propietario por coacciones, amenazas y robo, el propietario puede pasar un par de años en prisión.

¡Ah! Y, por cierto, el propietario de la vivienda ocupada sigue estando obligado a pagar la comunidad, el IBI, la tasa de residuos, etc.

Mientras la persona propietaria sufre esta pesadilla, los ocupas, “enganchan” un cable al alumbrado público o al cable del edificio de la comunidad, luego hacen lo mismo con el agua y ya tienen todo lo necesario para vivir gratis en su nueva casa.

Que, para más inri, todos los vecinos del edificio en el que hay ocupas se verán perjudicados, ya no solo por los gastos de la comunidad y por la cerradura de la puerta de la calle siempre rota, sino porque si además quieren vender su piso, aunque no esté ocupado, ha bajado automáticamente de precio al encontrarse en una comunidad con ocupas

¿Quién quiere comprar un piso en una comunidad con ocupas?

La electricidad y el agua que los ocupas consuman acabará repercutiendo en todo el resto de usuarios, y especialmente al resto de vecinos de la comunidad.

Y también en el medio ambiente, ya que por experiencia sabemos que los ocupas, al no pagar suministros, no se preocupan mucho en dejar luces y grifos abiertos…

Luego, tranquilamente, con todo el tiempo del mundo, pueden ir sacando las cosas que había en la vivienda, su botín.

O si los ocupas son inteligentes y están puestos con las nuevas tecnologías, no tienen ni que sacar el botín de la vivienda, tan solo tienen que hacer fotos con su móvil a todo lo que hay dentro de la vivienda y subirlo todo a las aplicaciones y webs que todos conocemos en las que se venden cosas de segunda mano.

De esta forma solo tienen que tumbarse en el sofá de su casa ocupada, mientras las personas interesadas en una TV, una nevera, una lavadora, ropa, etc. a buen precio acuden a la casa ocupa a comprar la mercancía “robada”.

Al ocupa, además de vivir en una casa gratis, sin tener que pagar ni hipoteca, ni alquiler, ni suministros, ni comunidad, ni IBI… ya le está entrando dinero en el bolsillo, dinero fresco, dinero negro.

Cuando ya haya vendido todo el botín de lo que había en la casa, el ocupa ya puede poner anuncios para alquilar el piso.

Si los pisos en la zona se alquilan por 600€ al mes, él lo pone en alquiler por 400€ al mes.

Se alquilará muy rápido, ya que además de dejarlo más barato no necesita pedir requisitos como 2 meses de fianza, nominas y avales.

El importe del alquiler acordaran que pasará a cobrarlo el ocupa cada mes en efectivo, de manera que no quede rastro. Más dinero negro que entra en los bolsillos del ocupa, todo limpio y libre de impuestos.

Una vez alquilado el piso, ya puede ir a buscar otra vivienda en la que hacer lo mismo, repetirá la misma operación, ya que el negocio es redondo y al amparo de la ley española. Si tiene 10 pisos ocupados, alquilados a 400€ al mes cada uno, es un sueldo de 4.000€ mensuales limpios.

Y después de muchos meses, cuando llegue al piso ocupado una carta del juzgado en la que diga que ya tiene fecha para el desalojo de la vivienda.

Solo tiene que decirle a su inquilino que tiene que dejar el piso, pero que no se preocupe, que ya tiene otro piso para el.

De esta forma el ocupa podrá seguir cobrando alquileres por sus pisos ocupados, y mientras llega el día del desahucio, ya que el juzgado les avisa con 2 o 3 meses de antelación, el ocupa puede terminar de desvalijar el piso.

Enchufes, ventanas, armarios, termo, encimera, incluso las tuberías de cobre para venderlas a peso serán arrancadas de la casa ocupada.

Así, pues, cuando llegue el día del desahucio, y al fin el propietario de la vivienda pueda entrar en su propiedad “privada”; después de unos 2 años en los que ha sido detenido, ha perdido todas sus cosas, se ha arruinado con los gastos de mantenimiento de la vivienda, costas judiciales, y ha tenido que malvivir entre casas de amigos, hoteles y la calle, se encontrará un piso inservible, totalmente destrozado, que requerirá invertir 20.000€ o 30.000€ en reformas que duraran 2 o 3 meses, para poder volver a convertirlo en un lugar habitable.

Y hasta aquí, la realidad de la situación actual sobre los ocupas y la propiedad privada en España.

Esto se le explica a un ciudadano de cualquier otro país de Europa, que en España quien quiera puede entrar en tu casa, quedarse con tus cosas, ponerse a vivir en ella y que si lo intentas sacar te vas detenido tu… y no se lo creen.

De echo, muchas personas en España tampoco se lo creen, hasta que les toque vivirlo en primera persona.

Evidentemente, cada ocupa es diferente, y lo que hemos expuesto aquí son los casos más extremos.

Y a todo esto… ¿Qué hace el Gobierno para solucionar este problema?
Recientemente el PP y ciudadanos han propuesto modificar la ley para resolver con juicios rápidos el delito de usurpación, endurecer las penas a los ocupas y garantizar el cumplimiento íntegro de las mismas.

El Congreso de los Diputados -con el voto a favor de PP y Ciudadanos y con PSOE y PODEMOS en contra- aprobó en 2018, una moción con estas medidas para la ley de desahucio express contra los okupas. Esta ley sólo ampara a las viviendas de particulares y a los inmuebles de la Administración, deja fuera las viviendas de bancos y de empresas privadas, que no pueden gozar de un desahucio express y tienen que acudir al antiguo método para desalojar okupas.

En nuestra opinión, el problema no se resolverá.

La única solución sería dar potestad a la policía para que, si un propietario llama denunciando que han entrado en su casa, acompañados de un cerrajero puedan entrar en la vivienda y llevarse detenidos a los okupas.

Y a la vista de la prisa que tiene nuestro Gobierno para legislar sobre los okupas, a no ser que un juez español eleve la consulta sobre los okupas y la propiedad privada, ante el Tribunal de Justicia de la UE, como ha sucedido con las cláusulas abusivas de las hipotecas, poco se va a hacer para solucionar el problema de los okupas en España.

Pero a corto plazo eso no va a suceder.

como sacar a un ocupa

Así las cosas, la solución si le han ocupado una vivienda pasa o bien para contratar un despacho de abogados especializado, como Pedralbes Abogados o si no se quiere o no se puede soportar el tiempo y el coste del proceso judicial, vender la vivienda a empresas que compran pisos con ocupas como Elegant Luxe, con la correspondiente rebaja en el precio.